Mejores practicas

¿Qué es y cómo se hace un plan de Social Media Marketing?

¿Qué es y cómo se hace un plan de Social Media Marketing?

¿Qué es y cómo se hace un plan de Social Media Marketing?

Un plan de Social Media Marketing hoy en día es fundamental para saber cómo tomar las redes sociales de las firmas que administres. Se debe entender que este plan está comprendido dentro de una estrategia de marketing digital mucho más amplia.

¿Para qué sirve un plan de Social Media Marketing?

Un plan de este estilo nos permite establecer pautas específicas para abordar las distintas redes sociales de una empresa. De este modo cubrimos todas las áreas: El planteamiento, el desarrollo, la aplicación y su correspondiente análisis posterior… para volver a empezar con las modificaciones necesarias a cada contexto. Por supuesto, todo esto se lleva a cabo con un presupuesto determinado.

¿Cómo se arma un plan de Social Media Marketing?

En principio, facilitando el trabajo conjunto del Community Manager y del Social Media Manager (más adelante veremos en qué se parecen y en qué se diferencian ambos roles). Luego, como cada uno de nuestros pasos, todo dependerá de la capacidad de análisis que se tenga.

  1. Conocer: Antes que nada, debemos saber bien qué tipo de empresa es la que será representada, cuáles son los productos y servicios que se tienen en catálogo y en qué cantidad (stock o capacidad), cuál es la opinión que ya hay de nosotros en las redes y cuáles son los aspectos más débiles de la marca que estaría bien mejorar.
  2. Targets y Objetivos: Hay que establecer a conciencia qué es lo que queremos obtener con nuestra presencia en las redes (mejor reputación, seguidores, valoraciones positivas, etcétera) y por qué deberíamos estar en ellas. A partir de esto, se debe definir cuál será nuestro público clave (edad, sexo, género, clase social, intereses y demás rasgos).
  3. RRSS: Una vez que se hayan cumplido los primeros dos pasos, elegiremos cuáles son, de acuerdo a lo analizado previamente, las redes sociales que más nos convienen. Por ejemplo, una marca de ropa tiene que estar sí o sí en Instagram, pero no necesariamente en Twitter. Gracias a esto se podrá trazar la estrategia de contenidos únicos para cada plataforma (no olvides que cuanto más creativo y útil sea, más efectivo).
  4. Orden: Lo mejor es que se cree un calendario de publicaciones que nos permita hacer un seguimiento a conciencia del impacto de nuestras actualizaciones. Además, esto es ideal para definir estilos, horarios y otras características sumamente importantes. Para esto puedes implementar diversas herramientas online diseñadas especialmente para estas tareas.
  5. Plan B: Llamado más técnicamente “Plan de Contingencia”. Se trata de un protocolo de acción en caso de que alguna decisión tenga malos resultados. Es un modelo de pedido de disculpas públicas, medidas compensatorias para usuarios agravados y todo aquello que se considere pertinente para rectificar una mala imagen.

No olvides que la elaboración de esta plan siempre es integral de todas las cuentas en redes que se tengan.

mm
Menna Grimal

CM, redactora de contenidos audiovisuales, técnica en Protocolo y Ceremonial y estudiante de Guion para Radio, Cine y TV. Fanática de los medios de comunicación.